“En las sociedades del postfordismo, la parte más importante del trabajo que se realiza ya no tiene por objeto la producción de bienes materiales, sino que se orienta a la producción intelectual y afectiva, a alimentar nuestras necesidades de sentido y deseo, de significado y placer”

                                    

                        La Société Anonyme. Redefinición de las prácticas  artísticas

 

                                                           

El panorama artístico actual plantea la necesidad de crear plataformas independientes a las formas convencionales de centro de arte. El Apartamento se funda con la intención de ofrecer una propuesta alternativa en este campo: un espacio artístico que se mantenga en los terrenos de la experimentación y el ensayo. Nos proponemos el objetivo de ensamblar en una misma máquina elementos que hasta ahora nos parecían desligados: el espacio de producción, el lugar expositivo y el punto de encuentro. En primer lugar, la infraestructura de la que partimos es una nave industrial en desuso, destinada al almacenaje de recambios de vehículos, la cual convertimos y “re-construimos” según nuestras necesidades. En segundo lugar, este espacio se destinará a la producción artística, esto implica un campo inmenso de posibilidades, así como el encuentro de  distintos tipos de creación que se intensifican en su relación. Por último, nos basamos en una dinámica de producción ligada a los significados, las experiencias sujetas al trabajo en el taller y las relaciones que allí se generan. De este modo, hablamos de un lugar centrado en la investigación y la ejecución de los modos de hacer. Son estas directrices la parte fundamental de la actuación: la experiencia como leitmotiv. Trabajar y fluir con cierta autonomía, desde una necesidad de participar y hacer arte más allá de parámetros de éxito y fracaso.

 

Con todo esto, pretendemos que “hacer propio” el espacio no sólo se base en transformar el lugar, sino que también conlleve un compromiso con aquellas formas que afloran con el hecho de habitar: las relaciones sociales y contextuales. El Apartamento es, por lo tanto, un colectivo que actúa como una mente común, como un organismo mutable que se plantea el hecho de experimentar en lo inhabitable, crear nuevas formas con lo sobrevenido. Habitar una fábrica y hacer de ésta nuestra base de operaciones. Transformar el medio.

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized